Es fácil notarlo en los juegos de los Denver Nuggets.

Ya sea después de una gran jugada, como una canasta de tres puntos o una más simple como un tiro libre convertido en el tercer cuarto, Juancho Hernangómez se para de la banca para hacer todo lo posible para alentar a sus compañeros.

Celebrando con bailes o siendo el primero en chocar los cinco con sus compañeros, Hernangómez siempre está apoyando.

La noche del martes, los compañeros del atacante que está en su tercer año de carrera le devolvieron el gesto.

Con la victoria en el bolsillo en el quinto juego de las Semifinales de la Conferencia Oeste contra los Trail Blazers, el entrenador de los Nuggets, Michael Malone les dio a los suplentes con menos minutos un muy merecido tiempo de juego cuando el reloj indicaba que faltaban 2:29 minutos en el último cuarto. Hernangómez fue uno de los últimos dos sustitutos y aprovechó muy bien la oportunidad única para brillar. Mason Plumlee condujo hasta la línea y ubicó a Hernangómez abierto en la esquina derecha. Plumlee dio un impresionante pase por la espalda rebotando el balón hacia Hernangómez, quien anotó los tres puntos desde la esquina con facilidad. El Pepsi Center estalló después del lanzamiento y sus compañeros celebraron alocadamente y como correspondía con el lanzamiento que selló la victoria.

“Fue un momento alegre. Fue encantador como todo el equipo me apoyaba”, dijo Hernangómez tras el partido.

Los compañeros de Hernangómez no estaban siendo condescendientes, sino que celebraban lo valioso que es en el vestuario.

“Juancho es un compañero increíble. Así de simple”, dijo el pívot de los Nuggets, Paul Millsap, con una sonrisa tras el quinto juego. “Estábamos muy felices y emocionados por él. Él siempre está motivándonos, especialmente a mí. Me motiva mucho y lo quiero. Me encanta su energía y todo lo que aporta”.

Nikola Jokić compartió las mismas impresiones.

“Adoro a Juancho”, dijo Jokić. “Probablemente sea el compañero más divertido que tenemos en el vestuario hoy en día. Es un gran tipo. Siempre se mantiene positivo. Jamás escucharás a alguien decir algo malo de Juancho”.

En noviembre y diciembre, Hernangómez demostró por qué los Nuggets lo seleccionaron en la 15.º posición del Draft 2016 de la NBA con un promedio de 11.7 puntos, 6.3 rebotes y una efectividad de un 49.3 desde el campo, además de un 44.1 detrás de la línea de tres puntos. Debido a la recuperación de varios jugadores de sus lesiones, el jugador de 23 años ha tenido menos minutos. Aun así, Hernangómez no se desanimó e insistió en que debía permanecer enfocado en objetivos mayores.

“Es complicado salir de la alineación y no jugar”, dijo Hernangómez. “Pero pienso a nivel de equipo y entiendo mi papel. Creo que esa es una de nuestras claves: Quienes no jugamos aportamos alentándolos a todos. Todos tenemos el mismo objetivo”.

Comentó: “Adoro a estos muchachos. Hemos trabajado realmente duro por tres o cuatro años para conseguir el mismo objetivo. Estamos cerca de alcanzarlo. Esta es como mi familia. Si no juego, está bien. Me gustaría jugar, pero no me sentiré mal al respecto. Veré a mis compañeros encestar como si fuera yo el que lo esté haciendo. Los quiero a todos. Cuando juegan bien, me alegro mucho por ellos. Cuando juegan mal intento subirles el ánimo. Esa es mi responsabilidad actual”.

De muchas formas, la capacidad de Hernangómez de aceptar su papel refleja el éxito general de esta temporada para los Nuggets. Por muy cliché que suene, el papel de los 15 jugadores ha cambiado y evolucionado durante esta campaña y estos se han adaptado. Ya sea en el continuo ascenso de Jamal Murray y Nikola Jokić o en la transformación del cuatro veces All-Star Paul Millsap en un mentor, la química del equipo es la razón por la cual están a pasos de disputar la Conferencia Oeste por primera vez desde el 2009.

“De ese calibre son los jugadores de nuestro vestuario”, dijo Millsap. “Por eso somos un vestuario especial, todos nos apoyamos y queremos triunfar en equipo”.



Source link

Leave a Reply